Centro de naturaleza “El Remolino”, 27 años de Educación Ambiental

El 18 de abril de 1992, dos días antes de la apertura de la Expo’92, inauguramos el Centro de Naturaleza “El Remolino” en Cazalla de la Sierra cuándo aún no estaba aquella zona declarada Parque Natural, ahora es también reserva de la Biosfera y Geoparque.

Una vez estabilizado el funcionamiento de la Granja-Escuela “El Molino de Lecrín”, que llevaba en marcha desde 1983, nuestra cooperativa movida, por no sé qué espíritu emprendedor y conscientes de la importancia de desarrollar nuestro proyecto educativo y ambiental en otra zona de Andalucía, había marcado una nueva tendencia: “abrir otro centro de educación ambiental” en la provincia de Sevilla.

Una mañana del año 1988 cogimos el coche y empezamos a recorrer la Sierra Norte de Sevilla buscando un lugar adecuado, en la carretera de la Cartuja, antes de llegar a Cazalla de la Sierra encontramos una finca ideal, cerca del pueblo, con un arroyo que la recorría, monte de olivar y una variada dehesa de alcornoques, encinas y quejigos; en la loma bajo un castañar estaba el viejo cortijo y los establos.

Con la Señora Carmen y el Señor José, sus encantadores dueños, nos pusimos en poco tiempo de acuerdo, y nos vendieron la finca por 6.000.000 de pesetas (mucho dinero entonces, muy poco ahora), permisos, buscar financiación, proyecto arquitectónico, obras de construcción del edifico principal, proyecto educativo, etc. En paralelo a esto, seguía funcionado “El Molino de Lecrín”, y sacando fuerzas y energías de nuestro romanticismo, de la ilusión y del empeño por llevar a buen fin el proyecto, desarrollamos también el programa “Asómate a Expo” y el “Programa oficial de visitas de escolares a la Exposición Universal”.

Desde entonces, con el esfuerzo y la atención del equipo que lo mantiene en funcionamiento con Avelina como referente, y guiados siempre por nuestros criterios pedagógicos y ambientales, miles de niños y niñas se han divertido, aprendiendo a hacer pan, jabón o queso, han participado en el cuidado de los animales (la vaca, las ovejas, las gallinas, los caballos, etc.) y de las huertas, han sentido los colores del otoño o la primavera en los paseos por la dehesa o han vivido momentos inolvidables de convivencia con sus compañeros y el equipo educativo.

En estos años hemos compartido emociones, experiencias, trabajo y formación con los cientos de monitores y los más de 3.000 profesores y profesoras que han hecho posible esta experiencia educativa, basada en una forma de enseñar muy vivencial, que plantea formas de relacionarse tolerantes con los demás y respetuosas con el medio.

Esperamos poder continuar con nuestra labor y ser capaces de dar respuesta a la crisis ambiental y contribuir, junto con otros colectivos, a la transformación de las formas de enseñar de la escuela y a mejorar el mundo en el que vivimos.

Esta entrada fue publicada en Educación, Medio ambiente, Parque Natural, Sostenibilidad, Textos y reflexiones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s